Como parte del progra del FULL en la UNISS, esta mañana, en el acto inaugural, fue presentado el libro de poesía “Muerte del Sol y otros sonetos”, del profesor de Español-Literatura y Dr. C. Ramón Luis Herrera Rojas.

En sus palabras, el laureado escritor espirituano y miembro de la UNEAC, Julio M. Llanes, resaltó la valía de un texto que genera emociones y disfrute.

A continuación, las palabras de Julio M. Llanes.

“Me complace mucho presentar un libro de Ramón Luis Herrera, no solo porque es mi amigo fiel, mi coterráneo, mi colega durante más de veinte años en los avatares de promover la literatura infantil y Juvenil  en los Encuentros Nacionales desarrollados en Sancti Spíritus, sino también porque lo admiro por su proverbial modestia, su sencillez de hombre culto y sincero, de talento diverso.

Generalmente los presentadores hablan primero de la obra y después sobre el autor. Permítanme en esta ocasión invertir los términos.

Ramón Luis es reconocido como un docente premiado, de una larga trayectoria dentro de Cuba y en otros países. Es un doctor que hizo su tesis no en las muchas experiencias pedagógicas que atesora, sino en la investigación de la Poesía de Dora Alonso, en clara alusión a su vocación poética y a su certeza de la necesidad de la poesía, la fantasía y la cubanía, como elementos esenciales de nuestro ser nacional.

Su labor como crítico de la LIJ lo llevaron a escribir  reseñas y trabajos sobre la literatura de otros autores y el libro Magia de la letra viva, texto para la formación de lectores en la escuela; el capítulo cubano del Diccionario de autores latinoamericanos de la LIJ , hasta llegar a un libro esencial para la literatura nacional: El diccionario de autores de la LIJ cubana, obra reconocida por la Academia de Ciencias. Baste señalar que esta labor generalmente se hace por  equipos de investigadores de instituciones especializadas, pero que él realizó conjuntamente con Mirta Estupiñán, desde una provincia, a partir de crear una base de datos y la labor incansable de muchos años; todo ello en una demostración de voluntad de servicio con sus compañeros escritores y con el país, y también del talento y visión de un investigador apasionado por la promoción de la lectura.

Ha hecho también traducciones de obras literarias de autores extranjeros. Ramón Luis se considera a sí mismo como “un maestro que escribe poesía”, que es el género más cultivado. Su interés por esta manifestación parece haberle llegado por influencias poéticas familiares, en un pequeño pueblito de campo llamado Cambao, en Yaguajay. Gracias a la Revolución, como él mismo ha señalado, es hoy un profesional realizado, no un hombre de sueños imposibles.

Con sus iniciales Lindo es el sapo y Corazón asustado  hasta Canción para semíramis, conquistó al público infantil y obtuvo el reconocimiento de especialistas. En este último texto se destaca por la crítica como un texto que exalta el amor adolescente con buen oficio y de forma emotiva, no solo en un poema, sino en toda la obra.

Ramón Luis no es un autor que escribe solo para niños y jóvenes. Muerte del Sol y otros sonetos es uno de sus libros concebidos para el lector adulto, aunque pienso que también pudiera ser degustado por los jóvenes. Esta forma poética  tradicional, caracterizada  por su estructura de 14 versos endecasílabos distribuidos en dos cuartetos y dos tercetos, parece gustar al autor que lo cultiva con frecuencia y maestría, a pesar de ser un género  considerado como prueba de fuego para cualquier poeta.

Ramón Luis, es preciso decirlo, posee una sólida cultura, alimentada por saberes múltiples de otras manifestaciones, como la música, la danza, etc., lo que le permite una dimensión más rica a su quehacer literario y dotar sus imágenes de la necesaria intertextualidad que requiere nuestra época. Es un observador natural que se autodefine en sus propios versos como “fotógrafo sin cámara”, es decir, que registra y testimonia la vida que lo rodea e inspira. Poetas tan destacados y reconocidos como Luis Marré y Roberto Manzano, han elogiado coincidentemente en sus poemas, y específicamente en sus sonetos, la transparencia y profundidad que Manzano resume como “la divina sencillez de lo profundo”.

En esta obra se pueden observar diferentes estados psicológicos, la primera parte rescata la memoria del niño, testimonia el asombroso placer de la belleza y la sensualidad descubierta con la mirada adolescente, la presencia de los muertos queridos que lo circundan, y avanza entre la madurez y sensualidad del amor adulto y otros avatares del ser humano sin estridencias.

Muerte del Sol y otros sonetos es el tránsito del crecimiento espiritual de un niño que se trasforma en hombre y también de un hombre que nunca ha perdido al niño que lleva dentro.

Leyendo algunos de estos sonetos he sentido la añoranza familiar y he recordado a Ramón Luis en una lectura suya reciente de estos u otros poemas, con su voz paralizada, como si la nostalgia lo atragantara.

En el texto hay unas palabras muy recurrentes, tales como Gozo y Belleza. Siempre he pensado que una función ineludible del arte y la literatura es conmover. Creo que la literatura, como el ser humano, requiere de un alma. Este autor es  un testigo de la vida que confiesa tener un “goce raigal de todo”, y se reconoce  como  “un viajero del país de la belleza”; alguien capaz de algo necesario en estos tiempos: “Soñar mundos”.

Quiero compartir con ustedes mi visión de lector de un soneto de este libro. Se titula El escándalo.

                           Que sabía la perra del disturbio

                          en el frágil cerebro de las niñas

                         causado por desorden furibundo

                        de gritos,contorsiones y mordidas.

 

                      Mi padre se alarmó por el rebumbio

                        de sexo al aire libre, y rojo de ira

                       encerró a las hermanas tras los muros,

                      tomó la soga, clausuró la orgía.

 

                     De súbito se vieron los amantes

                    izados con violencia por los aires:

                   tránsito hacia la muerte desde el gozo.

 

                   Cayó el último perro atolondrado.

                   Titina balanceándose en el árbol.

                  Los niños sollozábamos a coro.

Después de los cuartetos donde introduce y amplía el tema, arribamos a los tercetos donde lo desarrolla, y finalmente lo concluye, sin estridencias, con el sollozo aparentemente inocente de los niños, pero que realmente es un juicio profundo sobre la moral social: el escándalo no está en el goce sexual de los animales queridos, sino que ha sido provocado por la reprimenda inadecuada.

Mientras yo leía este texto, la TV frente a mí presentaba un hombre muerto por la represión policial durante el golpe de estado en un lugar del altiplano boliviano conocido por El Alto. Ese otro escándalo me hizo evocar otro escándalo observado en ese mismo  lugar en 1998: una mujer encinta, moribunda al ser golpeada por un auto, yacía en la carretera sin ser auxiliada por nadie, mientras yo gesticulaba y quería levantarla, a la vez que mi anfitriona, una doctora boliviana, pedía telefónicamente una ambulancia que demoró, pues nadie debía recogerla para no ser incriminado jurídicamente. Muy natural  para esa sociedad que la mujer agonizara sin auxilio, mientras para mí era todo un escándalo. Era, a otro nivel, el mismo dilema moral y ético planteado por el soneto.

Cuento todo esto porque considero que un escritor, especialmente un poeta, debe tener una alta sensibilidad para apreciar el mundo y devolverlo sublimado en  juicio y emociones que enriquezcan nuestras vidas. Ramón  Luis la posee, la lectura de este hermoso libro es, junto a todo su quehacer, una certeza de confirmación y esperanza.

Felicito la edición de Pedro Mendigutía y a la Editorial Luminaria  por el proceso editorial;  y al autor  por entregarnos  esta pequeña gran obra.

Ahora les recomiendo a todos adentrarse, alegres, gozosos, como el autor nos insinúa, en los caminos de Muerte del sol y otros sonetos.

Presentado el libro “Muerte del Sol y otros sonetos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *