Por José Echemendia Gallego

Nuestra historia es como la de cualquier otra nación, rica en hechos, sucesos y acontecimientos cargados de heroísmo, audacia y significación. Hoy, 13 de marzo conmemoramos el 63 aniversario del Asalto al Palacio Presidencial y a la emisora radial Radio Reloj, acciones cargadas de intrepidez, arrojo y sentido político para el pueblo de Cuba.

Dirigida por el carismático presidente de la FEU y líder del Directorio Revolucionario, tenía el propósito de ajusticiar al dictador Fulgencio Batista y Zaldívar, quien detentaba el poder desde el año 1952 cuando da un golpe de estado en nombre de la justicia y la demora. Desde ese mismo instante las fuerzas políticas progresistas del país se organizan para enfrentar y derrocar al tirano; solo poco más de un año después la llamada Generación del Centenario realiza los asaltos a los cuarteles General Guillermo Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, Santiago de Cuba y Bayamo respectivamente; al frente el joven abogado Fidel Castro Ruz, que se convertiría desde ese momento en el líder del movimiento revolucionario en la Isla.

Con la zona oriental del país en guerra desde finales de 1956, adonde había llegado una expedición armada del Movimiento 26 de julio con Fidel al frente; esta audaz acción en la capital de la nación respondía a lo pactado en la ciudad de México en agosto del propio año entre los líderes de las principales fuerzas políticas activas en Cuba, José Antonio Echevarría por el Directorio Revolucionario; y Fidel Castro por el Movimiento 26 de Julio, en la llamada Carta o Pacto de México; en la que entre sus 19 puntos destaca, el primero de ellos: “Que ambas organizaciones han decidido unir sólidamente su esfuerzo en el propósito de derrocar a la tiranía y llevar a cabo la Revolución Cubana.” Con el anterior documento queda consolidada la unidad del movimiento revolucionario cubano.

El plan concebido por los jefes del Directorio Revolucionario era inteligente, objetivo y atrevido; con un comando de 50 hombres, al frente del cual estarían Carlos Gutiérrez Menoyo y Faure Chomon se produciría el asalto al Palacio Presidencial con el objetivo de ajusticiar al despota Batista; un grupo de alrededor de cien hombres armados apoyaría la acción desde los edificios vecinos, de forma que no pudiera recibir resfuerzos la guardia militar de Palacio; en tanto otro grupo tomaría la emisora Radio Reloj para informar al pueblo de lo que ocurría y llamar a la Huelga General, para que el pueblo se sumará a la lucha armada que derrocara definitivamente al gobierno.

El heroísmo de los integrantes del comando no tuvo límites y llegaron hasta la tercera planta del recinto, donde se encontraba la oficina del Presidente; pero este ya había escapado por una puerta secreta; las fuerzas de apoyo nunca llegaron pues sus jefes vacilaron y no cumplieron con su cometido, por lo que la principal acción fracasa; mientras tanto en Radio Reloj es tomada la planta y a las 3:21 p.m. José Antonio Echeverría comienza a dar lectura al manifiesto que estaba previsto: “Pueblo de Cuba, cubanos que me escuchan… “, cuando repetía por segunda vez su arenga la emisora es sacada del aire, al conocerlo José Antonio ordena rerirarse y dispara varias veces al máster de CMQ; a la salida del edificio son interceptados por fuerzas de la policía y en desigual combate cae el líder del estudiantado cubano. Se produce entonces una brutal persecución y asesinato de los participantes en la acción por parte del ejército de Batista.

A pesar de no haber conseguido su objetivo, las acciones del 13 de marzo de 1957 tienen una extraordinaria significación histórica, pues consiguió conmocionar la conciencia popular, acrecentó el repudio al régimen tiránico de Fulgencio Batista y radicalizó la lucha por la libertad y la independencia.

OTROS MATERIALES ELABORADOS POR EL DEPARTAMENTO DE HISTORIA Y MARXISMO LENINISMO DE LA UNISS

Al evocar el 63 aniversario de los sucesos del 13 de marzo de 1957, cabe bien en el debate las siguientes interrogantes que aún hoy se plantean los que se han adentrado en este heroico acontecimiento, el cual dejó una huella de lo más puro de la juventud universitaria, representada por la FEU y que desde el Directorio Revolucionario se proyectó aquel 13 de marzo de 1957 con la cuota de sangre por la libertad de Cuba.

Interrogantes para el debate que desde una apreciación histórica ofrecemos a quienes nos visiten en estos días de recuerdo y reencuentro con esas páginas heroicas de la Historia de Cuba.

  1. ¿Qué relación tienen los hechos del 13 de marzo de 1957 con la proyectada Carta de México del 29 de agosto de 1956?
  2. ¿Cuáles son los nodos políticos – militares que propician tal decisión?
  3. ¿Qué aspectos causales llevaron a que se frustrara el objetivo previsto? (a continuación, damos algunos aspectos que pudieron incidir).
  • La no cohesión de los grupos o comandos que efectuaron la acción
  • Se le restó importancia a la capacidad logística de la tiranía.
  • Aún era un momento donde el factor de la unidad no había compenetrado entre los diferentes sectores que combatían a la tiranía tanto en la sierra como en el llano.
  1. ¿Qué relación histórica tiene con lo sucedido el 13 de marzo de 1957 la siguiente clave salida de la palabra de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz al enunciar, que: ¡nosotros entonces habríamos sido como ellos, ellos hoy habrían sido como nosotros!

 

Sancti Spíritus y los sucesos del 13 de marzo

La segunda quincena de marzo apenas  comienza (el día exacto aún no se ha precisado) cuando por la estrecha carretera central transita una rastra de transporte de gasolina con el rótulo de la Esso Standard Oil co., en dirección a Sancti Spíritus. El pesado vehículo busca la calle Marcos García -hoy Avenida de los Mártires- y se detiene ante el número 160, de la potente cuña bajan dos hombres ataviados con uniformes de la citada compañía yanqui, quienes entran a la morada del doctor Miguel A. Farías y allí encuentran refugio. el anfitrión, vinculado a la red clandestina del directorio y del 26 de julio en predios espirituanos, establece los contactos pertinentes para salvar sus vidas. sus nombres: Faure Chomón Mediavilla y Humberto Castelló Aldanás.

Funcionaba en la ciudad y en poblados vecinos una eficiente red de opositores al régimen que acumulaba ya no pocas acciones de sabotajes, huelgas y manifestaciones contra la dictadura y que abarcaba a los movimientos obrero y al estudiantil -nucleado este último en torno al Instituto de Segunda Enseñanza y la Escuela de Comercio- y también a profesionales y amas de casa.

El propio 13 de marzo en Taguasco, los obreros de la fábrica de tabacos La Avellaneda, protagonizaron un fervoroso mitín de apoyo a los heroicos asaltantes y de condena a la dictadura batistiana. Aquel colectivo proletario acordó enviar telegramas a las emisoras radio Nacional, de Sancti Spíritus y a la radio Cadena Agramonte, de Camagüey, logrando que esta última difundiera íntegramente el valeroso y comprometedor mensaje.

La conmoción del fracaso del 13 de marzo y la represión que le siguió “había dejado un surco de dolor en el pueblo”, al decir de Chomón. Para la dirección del directorio, centrada ahora en él y en castelló, tras la muerte de José Antonio y de Carlos Gutiérrez, estaba claro que había llegado el momento de abrir un frente guerrillero en las montañas como principal forma de lucha.

Ellos pudieron aquilatar en Sancti Spíritus la existencia de personas comprometidas, dispuestas a cualquier sacrificio por la libertad de Cuba, como Enrique Villegas (el Frank del Escambray), Horacio “Piro” Abreu, Manolito Solano, Ernesto Valdés Muñoz (Valdesito), las hermanas María Josefa, Belén y Consuelo Suárez y su hermano Gabriel; entre los más destacados.

Poco después, llevado por los hilos de la eficiente red clandestina, Chomón estaba en la Florida, preparando la expedición del Scapade, mientras Castelló y otros dirigentes del Movimiento, ahora con el nombre de Directorio Revolucionario 13 de marzo, adelantaban gestiones en La Habana para la apertura en el Escambray de un Segundo Frente de lucha guerrillera en el país.

La nueva trinchera en el macizo de Guamuhaya tendría un impulsor máximo en el centro de Cuba: Enrique Villegas Martínez, y una ciudad que devino lo que Santiago de Cuba para la Sierra Maestra y el MR-26-7.

 Sancti Spíritus. Ese fue su homenaje militante a los héroes y mártires del 13 de marzo y al Directorio Revolucionario del cual fue centro nodal fundamental en la provincia de Las Villas.

Gesta heroica (Forodebate con varios materiales generados desde la UNISS)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *