Por: José F. Echemendía Gallego. Profesor de la UNISS
 
Ignacio Eduardo Agramonte Loynaz vio la luz en Puerto Príncipe, el 23 de diciembre de 1841, y cayó en combate en los potreros deJimaguayú el 11 de mayo de 1873; el Mayor General del Ejército Libertador cubano, conocido como «El Mayor» fue Fundador de la Junta Revolucionaria de esta región y participó en las labores conspirativas que condujeron al alzamiento de los camagüeyanos el 4 de noviembre de 1868, incorporándose a la Guerra de los Diez Años.
 
Participó en más de cien combates. Como jefe supo combinar los principios de la táctica con la lucha irregular en las condiciones de las extensas sabanas de Camagüey, fundamentalmente con el empleo de la caballería. Impuso estricta organización y disciplina a sus tropas. «El Bayardo», sobrenombre con el que pasó a la historia, es un símbolo de gallardía, patriotismo y valor. Los Veteranos de la guerra de independencia siempre llamaron a Agramonte: «Paladín de la vergüenza» y «Apóstol inmaculado».
 
El combate más conocido de su tropa es el llamado Recate de Sanguily, en el que Agramonte, sin averiguar cuántos eran los enemigos, sino en qué lugar estaban, ensilló su caballo nombrado Mambí y se dirigió a sus 70 soldados:
«Mis amigos, la cuestión está clara.
 
Al brigadier Sanguily lo han hecho prisionero los españoles. Todo el que esté dispuesto a rescatarlo o morir, que de un paso al frente.» Con 35 valientes arremetió contra los soldados españoles con el factor sorpresa a su favor, y consiguió así la hazaña de rescatar a Sanguily, poniendo en fuga a los militares peninsulares.
 
El 11 de mayo de 1873 se encuentra organizando el ataque a una fuerza enemiga, en la estrategia concebida estaba llevar a los soldados españoles a una zona bien conocida por él y sus hombres en los campos de Jimaguayú, allí una fuerza española de avanzada, que se había ocultado en el arroyo, lo sorprende y lo hiere mortalmente de un balazo en la sien derecha. A los 32 años pasa a formar parte del altar heróico de la Patria.
UN PATRIOTA EJEMPLAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *