Por: José F. Echemendía Gallego

El 7 de octubre de 1958, la Columna 2 Antonio Maceo del Ejército Rebelde, comandada por Camilo Cienfuegos, entra en territorio espirituano por Boquerones, municipio de Yaguajay, en su marcha invasora desde la Sierra Maestra. Es recibida por las tropas revolucionarias de la zona. Días después es creado un nuevo frente de lucha.

Antecedentes.

En la zona norte confluyeron el Partido Socialista Popular (PSP), el Movimiento 26 de Julio (M-26-7), el Directorio y la Organización Auténtica (OA), con la particularidad de que la fuerza más influyente resultó el PSP. En los primeros meses de 1958 también el 26 de Julio aceleró planes para establecer su propia guerrilla en la zona por medio de Víctor Paneque. Enrique Oltuski, por entonces coordinador provincial del Movimiento, declaró lo siguiente: “En la zona norte de Las Villas se orientó crear una guerrilla con algunos compañeros que estaban sumamente perseguidos, no con el objetivo de abrir un nuevo frente de guerra, sino como una medida de protección para esos revolucionarios”.

Creación.

Pronto surgieron dos nuevos grupos de alzados en la zona norte: el destacamento Marcelo Salado, del Movimiento 26 de Julio, y el Máximo Gómez, del Partido Socialista Popular; el mismo de la emotiva recepción a Camilo y su tropa en Jobo Rosado. Siete días después queda formalmente constituido el Frente Norte de Las Villas.

Durante su permanencia en la zona norte de Las Villas, la columna 2 libró combates en Zulueta (en dos ocasiones), Venegas, Mayajigua, Perea, Meneses, Placetas y otros poblados, además de controlar el tránsito por carretera en el circuito norte de Las Villas.

Finalmente, cercó el cuartel de Yaguajay, durante diez días, debido a su ubicación, en una zona descampada, sin protección alguna para el avance de las tropas. Para lograr su rendición mandó a transformar un tractor en tanque de guerra, el Dragón 1, el cual realizó tres acciones contra el cuartel que, aunque resultaron infructuosas militarmente, asestaron un impacto sicológico en los sitiados. El 31 de diciembre, tras recibir un mortero y una bazuca, enviados por el Che, Camilo parlamentó con el jefe de la guarnición y luego de un breve titubeo, éste se rindió.

Camilo brindó una lección diaria haciendo emboscadas, atacando cuarteles, arrebatando armas al enemigo y desarrollando una política de unidad con las masas campesinas cuya piedra angular fue la aplicación de la ley agraria del Ejército Rebelde.

En sus cercanías se hicieron eventos de suma importancia como la Plenaria Azucarera del 28 de noviembre de 1958 y al día siguiente la Asamblea Regional Campesina, ambas con cientos de participantes de sus sectores y con la presencia de los rebeldes.

Camilo y el Frente Norte de Las Villas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *