El contexto institucional en la mira

El contexto institucional en la mira

Por: José F. Echemendía Gallego

Desde que fuera creado el Sistema de Evaluación y Acreditación de Instituciones de Educación Superior de la República de Cuba en el año 2014, se produce en las universidades cubanas un reajuste en la proyección, planificación, ejecución y control de los procesos sustantivos que en ellas se desarrollan, que en el caso de la Universidad de Sancti Spíritus, también estuvo marcado por el proceso de integración de las instituciones de Educación Superior de la provincia, hecho que oficialmente se produce en el año 2014 .

A partir de ese momento los principales directivos de la universidad centraron su atención en una de las variables establecidas por el Patrón de Calidad del Sistema, la referida al Contexto Institucional (Variable 1); y recibieron la atención y el apoyo de la Dirección del Partido y el Gobierno en el territorio.

El Patrón de Calidad establece que esta Variable incluye todo lo que concierne a las circunstancias, condiciones, características (el medio) en las que se lleva a efecto todo el accionar de la comunidad universitaria; desde y hacia adentro (interno), como hacia afuera de la institución (externo). Todo aquello que le concierne a la institucionalidad es inherente al medio interno (misión, visión, objetivos, estrategias, políticas, planes, proyectos y actividades que propician transformaciones), todas ellas fortalecen y perfeccionan la dimensión institucional para instrumentar el proceso de desarrollo; mientras que la otra parte del mencionado binomio aglutina las condiciones políticas, económicas, sociales, científicas, culturales y laborales que interactúan con la comunidad universitaria en los diferentes estratos: territorial, nacional e internacional.

El trabajo realizado, sobre todo en los dos últimos años, muestra la dinámica de una espiral ascendente sustentada en la experiencia, en la superación
continua de cuadros y docentes y en la autoevaluación permanente del desempeño y sus resultados; lo que ha propiciado la identificación conveniente y oportuna de insuficiencias, inconsistencias e incumplimientos; y la elaboración e implementación de los planes de mejora necesarios para la solución de los problemas y deficiencias.

Al mismo tiempo, se han reconocido también las fortalezas que, en diferentes momentos y hasta hoy, posibilitan con su aprovechamiento que se constituyan en pilares de la transformación, el cambio, el crecimiento; en fin, del desarrollo.

Hoy la Universidad de Sancti Spíritus muestra un coherente sistema de gestión que garantiza el cumplimiento de la misión desde la concepción de su diseño estratégico, en el que la gestión de la calidad logra que el 83.3 % de los programas de pregrado y postgrado acreditables alcancen categorías superiores. Es visible el fortalecimiento del trabajo político-ideológico, encaminado a enfrentar la subversión ideológica del enemigo, consolidar la labor educativa y la apropiación de los valores compartidos en la comunidad universitaria.

En la actualidad, nuestra universidad revela un incremento palpable en el intercambio con el entorno inmediato y mediato con la existencia de 123 convenios con instituciones nacionales y territoriales, así como el intercambio académico, pedagógico y científico de estudiantes y docentes; de igual manera las relaciones internacionales con 44 universidades e instituciones de 17 países, favorecen el intercambio académico, científico e investigativo y constituyen a su vez fuentes de ingreso; en algunos de esos países (Venezuela, Bolivia, México, Argentina, Chile, Mozambique y Angola) se consolida la prestación de asesoría técnica y servicios académicos.

Entre otras fortalezas, destaca el trabajo sostenido de 26 proyectos extensionistas, 28 cátedras honoríficas, el movimiento de artistas aficionados y las actividades deportivas, todo ello favorece y consolida la formación integral de los profesionales que se forman en la institución; donde a su vez el orden, la limpieza y la higiene coadyuvan al bienestar institucional y la labor educativa.

Para seguir ganando en una cultura de la excelencia, en otro momento volveré con nuevos aspectos que también deberemos mantener “en la mira”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *